Ruy Pérez Tamayo siempre estará en la UV

24 de abril de 2024 04:07
Luchas-medios-digitales-728x90-2-1
  • La Universidad Veracruzana hospeda la Cátedra de Excelencia que lleva su nombre 
  • En 2004 recibió la Medalla al Mérito Universitario de la institución en la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) 

Ruy Pérez Tamayo, destacado científico e intelectual mexicano fallecido el 26 de enero, deja un importante legado en la Universidad Veracruzana (UV) como es su biblioteca personal y su participación en cada una de las ediciones de la Cátedra de Excelencia “Ruy Pérez Tamayo”, organizada en colaboración con El Colegio Nacional e iniciada en 2005 en la máxima casa de estudio de Veracruz. 

El destacado médico, patólogo, inmunólogo, académico y divulgador de la ciencia participó de manera activa en las cátedras anuales que llevan su nombre y que en la última, realizada un año posterior debido a la pandemia, declaró: “estoy extraordinariamente emocionado y muy satisfecho con la situación en que me encuentro el día de hoy, mi presencia dentro de la Universidad Veracruzana me causa no solo una gran satisfacción sino que me siento muy particularmente honrado”. 

En tal ocasión, Pérez Tamayo subrayó que, en correspondencia a la generosidad de la Universidad Veracruzana, decidió donar su biblioteca personal al acervo de la institución. 

“He estado meditando sobre cuál va a ser el destino de mi biblioteca que consiste en todo aquello que creo que sé de la realidad, que es lo que creo, no la realidad y he pensado en dedicarle mi biblioteca a la Universidad Veracruzana, aunque es muy poco, como lo que conocemos de la realidad, ¿cómo puedo dedicarle tan poco a una universidad tan generosa como ha sido conmigo y como es con el mundo la UV?”, precisó entonces. 

Su biblioteca, dijo Pérez Tamayo “es todo lo que yo tengo y todo lo que soy, la pura verdad; por eso quiero dedicarle mi biblioteca a la Universidad Veracruzana, creo que es lo mejor que puedo hacer y la ha aceptado generosamente”. 

Ruy Pérez Tamayo obtuvo los más altos reconocimientos que puede tener un científico en nuestro país, entre los que se cuentan su afiliación a El Colegio Nacional, la Academia Mexicana de la Lengua, la Academia Nacional de Medicina, fundador del Colegio de Bioética y se desempeñó como Investigador Nacional de Excelencia nivel III dentro del Sistema Nacional de Investigadores. 

Entre las múltiples preseas obtenidas, ganó el premio Nacional de Ciencias en 1974, el premio “Luis Elizondo” y el premio “Miguel Otero” en 1979, el premio “Aida Weiss” en 1986, el premio “Rohrer” en 1988, el Premio Nacional de Historia y Filosofía de la Medicina en 1995, el Premio a la Excelencia Médica de la SSA y la presea “José María Luis Mora” en 2002. 

La UV le entregó la Medalla al Mérito Universitario en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) en 2004 y en 2013, el presidente de la República develó su busto en la Explanada de Médicos Ilustres de la Secretaría de Salud. 

En una de sus visitas a la UV, siendo jefe de la Unidad de Investigación Médica Experimental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al dictar la conferencia “Ética e investigación científica”, declaró que “la ética también nos puede salvar de las inclemencias de la moral porque nacemos en una sociedad con una moral que no elegimos y vivimos la vida con una moral prestada; aprendemos que no se dicen ciertas cosas en público y no se hacen tales o cuales cosas, uno tiene que obedecer; la ética nos salva de ser uno más del montón y nos lleva a pensar por cuenta propia, para seguir normas propias, la ética nos salva de la moral, es necesario ser inmorales si se quiere ser ético”. 

Para conocer más acerca de su legado, su presencia en la UV y los temas de las distintas ediciones de la Cátedra se puede ingresar a la página https://www.uv.mx/ruypereztamayo/