SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

CON AROMA DE CAFÉ

Con la participación de 50 expositores inició el Festival “Xalapa, Café y Aroma 2024” en el Parque Juárez de la capital del estado, que estará abierto del 28 al 30 de junio. En esa muestra los asistentes podrán disfrutar de los distintos productos derivados del café, con un pabellón turístico y un tour de barras de café auspiciado por los expositores y al ayuntamiento de Xalapa.  Bien vale la pena darse una vuelta para degustar los mejores cafés de la región.

EL CAFÉ MEXICANO

El café es uno de los productos agrícolas más importantes de México, tanto por su impacto económico como por su relevancia cultural y gastronómica. La producción de café en México ha evolucionado adaptándose a las nuevas demandas del mercado global y a los desafíos climáticos. Son un sin número de retos a los que se tienen que enfrentar los productores en las distintas regiones productoras del territorio nacional entre las que están principalmente Veracruz, Chiapas, Puebla y Oaxaca.

México es el noveno país productor de café en el mundo y el mayor productor de café orgánico. En las regiones de mayor producción se cuenta con las condiciones climáticas ideales para su cultivo, con altitudes que van desde los 600 a los 2000 metros sobre el nivel del mar y temperaturas promedio entre los 15 y 24 grados Celsius.

REGIONES PRODUCTORAS

Chiapas es el principal estado productor de café en México, con aproximadamente el 40% de la producción nacional. La región de la Sierra Madre de Chiapas es conocida por sus granos de alta calidad, especialmente los cultivados en la región de Soconusco y Tacaná cerca de la frontera con Guatemala.

Veracruz es un estado clave en la producción de café y destaca por sus cafés arábigos de gran sabor y cuerpo. Las áreas montañosas de Coatepec, Xico, Huatusco y Córdoba son famosas por sus cultivos de alta calidad y sabor incomparable.

Le sigue Oaxaca, aunque con menor productividad en términos de volumen, se ha ganado un reconocimiento especial por sus cafés de especialidad, cultivados en regiones como la Sierra Norte y la Mixteca, por lo que ha alcanzado una gran fama su café conocido como Pluma Hidalgo.

Puebla, con sus regiones cafetaleras de la Sierra Norte en Xicotepec, contribuye significativamente al panorama cafetalero del país, destacándose por la calidad y diversidad de sus granos.

PROCESOS DE CULTIVO

El cultivo del café en México es mayormente de tipo arábigo, conocido por su sabor suave y aroma intenso. Los procesos de cultivo y cosecha se llevan a cabo de manera tradicional, con una gran cantidad de mano de obra involucrada en la selección manual de los granos.

En los últimos años ha habido un aumento en la adopción de prácticas de cultivo sostenible y orgánico. Los productores mexicanos están cada vez más conscientes de la importancia de proteger el medio ambiente y de satisfacer la demanda de los consumidores de productor más saludables y ecológicos, que causen menor daño a la organismo.  Por lo que México es líder en la producción de café orgánico. Las certificaciones como USDA Organic, Fair Trade y Rainforest Alliance son comunes entre los productores mexicanos, lo que les permite acceder a mercados más exigentes y obtener mejores precios por estos productos.

COMERCIALIZACIÓN DEL CAFÉ MEXICANO

La comercialización del café mexicano se realiza tanto en el mercado interno como en el internacional y a pesar de los desafíos que enfrenta, México ha logrado posicionarse como un proveedor de café de alta calidad.

En el mercado interno el consumo de café ha aumentado en los últimos años, impulsado por una creciente cultura del café y la proliferación de cafeterías especializadas. Las marcas locales están ganando terreno, promoviendo el consumo de café mexicano y educando a los consumidores sobre las diferentes variedades y métodos de preparación.

En el ámbito internacional México exporta una gran parte de su producción a países como Estados Unidos, Alemania, Japón y Canadá. Las exportaciones de café representan una fuente importante de ingresos para el país y benefician a miles de grandes y pequeños productores.

OPORTUNIDADES PARA LA INDUSTRIA DEL CAFÉ

A pesar de los avances la industria del café en México enfrenta varios desafíos, entre ellos se incluyen el cambio climático, las enfermedades de las plantas como la roya del café y las fluctuaciones en los precios internacionales. Sin embargo, también existen oportunidades significativas como el crecimiento del mercado de cafés de especialidad y el turismo cafetalero.

Hoy en día la producción y comercialización del café en México es una actividad vital que involucra a miles de familias y comunidades. Con un enfoque en la calidad, la sostenibilidad y la diversificación de mercados, México tiene el potencial de fortalecer aún más su posición en la industria global del café. A medida que el país continúa innovando y adaptándose a las nuevas tendencias, el café mexicano seguirá siendo un símbolo de tradición y excelencia.

Con un enfoque en la calidad, la sostenibilidad y la diversificación de mercados, México tiene el potencial de fortalecer aún más su posición en la industria global del café. A medida que el país continúa innovando y adaptándose a las nuevas tendencias, el café mexicano seguirá siendo un símbolo de tradición y excelencia.

LOS RETOS PARA LOS CAFICULTORES MEXICANOS

Los caficultores mexicanos enfrentan una serie de desafíos económicos que afectan su capacidad para mantener y mejorar sus medios de vida. A pesar de la importancia del café en la economía y cultura mexicana, la realidad económica de los productores es compleja y está influenciada por diversos factores, incluyendo los precios internacionales del café, los costos de producción y el acceso a financiamiento.

Uno de los principales desafíos económicos para los caficultores mexicanos es la fluctuación de los precios internacionales del café. El precio del café es extremadamente volátil y está influenciado por factores como la oferta y demanda global, las condiciones climáticas en las principales regiones productoras y las especulaciones en los mercados a futuros. En muchos casos, los precios internacionales son insuficientes para cubrir los costos de producción, lo que pone en riesgo la viabilidad económica de las explotaciones cafetaleras.

El costo de producción del café en México ha aumentado. Factores como el incremento en los precios de los insumos agrícolas, la mano de obra y el costo de las certificaciones orgánicas y de comercio justo han impactado negativamente a los productores. Además de la lucha contra las enfermedades del café, como la roya, requiere inversiones significativas en productos fitosanitarios y prácticas de manejo sostenible.

Para concluir, las condiciones económicas actuales de los caficultores mexicanos son complejas y están influenciadas por una serie de factores. A pesar de los desafíos, existen oportunidades para mejorar la situación económica de los productores a través de la innovación, el acceso a mercados de nicho y el fortalecimiento de las asociaciones y cooperativas. Con el apoyo adecuado y las políticas correctas los caficultores mexicanos podrán superar las dificultades y continuar contribuyendo de manera significativa a la economía del país. Ojalá que la nueva administración voltee a ver a este sector que no la ha pasado tan bien en los últimos sexenios.