“Ser mamá me sirve en lo académico y ser académica también me ha servido como mamá”: Nelly Sánchez


Banner-970-250
  • Madres y maestras del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa hablan de su doble experiencia de vida.
  • “El aula es la mitad de mi vida, pero en la casa también soy muy feliz y tengo la oportunidad de hacer este doble rol”: Silvia Albarrán
  • “En el trabajo siempre me ha gustado tener retos, hacer todo lo mejor posible para dar un mejor servicio a la comunidad; como madre es una tarea de todos los días y estoy feliz”: Patricia Marín

Miguel Valera

Ellas son madres y maestras. Como mujeres desempeñan un doble rol, importante, esencial en nuestra sociedad. Entrevistadas en el festejo que organizó la dirección del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa que preside el maestro Óscar Alejandro Trujillo Flores, estas mujeres, profesionistas, académicas, hablan sobre su trabajo y desempeño.

“Tengo dos hijos. Hay que partirse en muchos pedacitos para poder cumplir tanto en el trabajo como con ellos; además estoy haciendo un doctorado”, expresa la maestra Nelly Sánchez Gómez, Ingeniera química, maestra el Desarrollo Regional Sustentable y docente en el Instituto Tecnológico Superior de Xalapa en la carrera de Ingeniería Bioquímica.

“El ser madre es realmente lo más importante de mi vida, pero desde esa perspectiva, desde ese contexto el poder tratar con mis estudiantes siento que siempre ayuda, aporta, para poderlos comprender desde otro punto de vista”, asevera.

Entrevistada en el festejo que la institución organizó para todas las madres que se desempeñan como maestras y en algunas otras actividades de la institución, Nelly Sánchez Gómez reconoce que “es complejo pero muy satisfactorio”, “porque también como mamá es un ejemplo para mis hijos y ellos lo ven y les aporta en su formación  y en su desarrollo”.

“Ser mamá me sirve en lo académico y ser académico también me ha servido como mamá”, destaca.

Y con los alumnos, añade, de muchas maneras desempeña esa función de guiar, de orientar, de conducirlos en su desarrollo: “Luego se presentan muchas situaciones personales o de su familia que no se atreven a decirlo, pero esa parte de la cercanía o que me vean como una mamá que soy, pues se acercan a mí, me comentan, me cuenta, y los he tratado de apoyar, pero son cuestiones familiares”.

“El Tecnología es una gran escuela, estoy muy orgullosa de estar aquí”, concluye.

Maestra Nelly Sánchez Gómez.

ME SIENTO MUY ORGULLOSA: SILVIA

A su vez, la maestra Silvia Albarrán Díaz, docente de Ingeniería Bioquímica, dice que, en el Día de la madre, siempre el Instituto Tecnológico Superior de Xalapa se ha preocupado por festejar a las mamás y resaltar el valor que tiene uno en la doble función de ser docente y madre.

“De manera muy particular me siento muy orgullosa de pertenecer a este instituto por el apoyo que nos dan en estas fechas. Me siento bien en la casa y en la escuela. Para mí es un placer ir a dar clases, estar en el Tecnológico pero también en mi casa; ahí está mi familia, mis hijos, mi papá, mi mamá, toda mi familia”, señala.

—¿El aula es importante en su vida personal y profesional?

“Es la mitad de mi vida. Definitivamente es la mitad de mi vida mi trabajo. Tengo que cumplir en ambas partes y tengo la oportunidad de hacer doble rol”, concluye.

Maestra Silvia Albarrán Díaz.

MADRE, ESPOSA Y PROFESIONAL: PATRICIA

“Soy madre, esposa y profesional”, dice contundente la maestra de Ingeniería en Sistemas Computacionales Patricia Marín.

“Mi experiencia como profesional al ejercer la Ingeniería en Sistemas ha sido muy grata, me ha permitido lograr muchas cosas, entre ella formar alumnos que más adelante nos representen en la sociedad”, asevera.

“Para mí es un orgullo que estos alumnos lleven, aparte de la educación y los valores que nos representan como mexicanos”, expone.

Además, añade que, como compañera de trabajo, “en mis funciones, siempre me ha gustado tener retos y hacer lo mejor posible para dar un mejor servicio a la comunidad estudiantil. Como madre es una tarea de todos los días y estoy feliz”, concluye.

Patricia Marín, maestra de Ingeniería en Sistemas Computacionales.