Tiempo de calidad: el mejor regalo de los padres en el ‘Día del niño’


Banner-970-250

Tiempo de calidad es probablemente el mejor regalo que pueden otorgar los padres a sus hijos cada 30 de abril en el ‘Día del Niño’.

Para los adultos, es la jornada perfecta para recordar lo que las prisas suelen llevar al olvido, que los pequeños sólo quieren ser felices. Y para ello, necesitan a padres que estén presentes.

“A las niñas y a los niños les encanta jugar, divertirse. Quieren papás presentes, no necesariamente perfectos. Calidad de tiempo es mejor que cantidad”, dice Sindy González Tijerina, economista experta en desarrollo infantil temprano y gerente de Inversión Social en Primera Infancia de la Fundación Femsa.

“Por más sencillo que pueda parecer, una sonrisa afectuosa, un abrazo reconfortante o hacer reír a un niño o niña, modifica su desarrollo cerebral y tiene repercusiones que duran toda la vida”.

En ‘Jugando a ser grandes. Cómo aprenden los niños a ser hombres’, un reciente estudio apoyado por Fundación Femsa y realizado por la organización civil Gendes, se preguntó a niñas, niños y adolescentes lo que quisieran de sus papás.

El 51 por ciento pidió que jugaran más, el 43 por ciento que fueran más cariñosos y el 41 por ciento que estuvieran más presentes.

Al preguntarles sobre la principal característica de un buen papá, el 67 por ciento señaló “que sea cariñoso con sus hijos e hijas”.

González Tijerina señala que estar presentes incluye transformar esos momentos que pasas con tus hijos en tiempo de calidad.

“Es crucial hacernos conscientes como padres de que todos los momentos cuentan, que las niñas y los niños aprenden de nuestro ejemplo y que hay una ventana de oportunidad en los primeros años de vida, porque es cuando el cerebro de las personas crece a una velocidad que no se vuelve a repetir”.

Catalina Bermea Sepúlveda, psicóloga especializada en disciplina positiva e integrante de la Asociación de Psicólogos Escolares de México, A.C., comenta que es importante poner en la agenda a la convivencia familiar como prioridad a pesar del acelere de la sociedad.

“El tiempo de calidad con los hijos los hace sentir vistos, aceptados, escuchados, acompañados y amados de manera incondicional”.

“Así que dedicar 10 minutos a platicar del día, contarles un cuento, jugar con ellos, ir al parque, son algunas maneras de poder crear memorias y conectar para fortalecer el vínculo padres e hijos”.

En cada momento, el mensaje a los hijos es: “no hay nada ni nadie más importante que tú”.

“De verdad, tener presencia plena, no llevar el celular y no estar pensando en los pendientes que tienes que hacer después, además de intentar disfrutar el momento”, recomienda Sepúlveda.

Acciones para estar presentes como papás y mamás cada día

  • Durante el desayuno o la cena pueden cantar, nombrar los colores que ven en su plato y contar historias.
  • Mientras van de camino al preescolar o al centro de atención infantil pueden jugar a encontrar colores, figuras geométricas, poner atención a ciertos sonidos, o escuchar música.
  • En casa, involucrar a las niñas y los niños en ciertas actividades de limpieza. Motivarlos a ayudar a separar la ropa sucia por colores, poner los platos en la mesa a la hora de comer o regar las plantas.
  • A la hora del baño, pueden contarle una historia, cantar, nombrar las partes del cuerpo o poner música relajante.
  • Antes de dormir pueden leer un cuento juntos, decir qué es lo que más les gustó de su día, o hablar de qué quisieran soñar.
  • Quizás durante el fin de semana pueden ir a algún parque, colorear, jugar juegos de mesa, cocinar juntos.
  • Al hablarle, ponte a su altura, míralo a los ojos, abrázalo y hazle sentir que lo quieres.
  • Cuando se encuentre triste o enojado, ayúdalo a identificar sus emociones, a nombrarlas.

Con información de Reforma